Ozonización del agua

Ozonización del agua en piscinas públicas

El ozono es una forma específica de oxígeno con propiedades oxidantes muy fuertes. Se suele utilizar en el proceso de tratamiento de agua potable en las estaciones de suministro de agua. El uso del ozono tiene la indudable ventaja de que no deja ningún producto químico secundario en el agua desinfectada (como es el caso del método del cloro).

En las piscinas públicas, el ozono sirve como una desinfección de “choque” adicional y contribuye a reducir la necesidad de cloro. El método del ozono es extremadamente efectivo – neutraliza la bacteria E-Coli cien veces más rápido que el cloro.

En este punto hay que añadir que es incorrecto decir que no hay cloro en la piscina de agua ozonizada. La ozonización es un proceso que sólo apoya, no reemplaza, la cloración. La eliminación completa del cloro es imposible.

Ozono O3

El ozono es un gas que reacciona rápidamente y se convierte de nuevo en oxígeno. Por esta razón, su producción debe tener lugar in situ y el gas debe ser introducido inmediatamente en el ciclo del agua de la piscina. Este proceso es posible gracias al equipo de gran tamaño.

Debido a la rapidez de la reacción (toxicidad) del ozono, la cantidad de ozono en la planta debe ser constantemente monitorizada y las partículas que no se han descompuesto deben ser removidas antes de que entren a la piscina. Para este proceso se utilizan filtros especiales de carbón activado.

En las piscinas privadas, se utilizan con mayor frecuencia lámparas UV eficientes en lugar de ozonizadores como ayuda para la desinfección. En casas privadas, sin embargo, las lámparas UV desinfectantes  se utilizan con más frecuencia en acuarios y estanques con peces.

Los ozonadores en los baños de SPA producen una cantidad muy pequeña, incluso simbólica, de este gas. La razón principal de su uso es eliminar completamente la necesidad de productos de cloro.

  • ¿Ya lo has visto? Rebajas para productos de PISCINA